Entrevista exclusiva a la Sra. SILVIA IRIGARAY Cofundadora de la Asociación Madres Del Dolor.

0
29

Entrevistamos a SILVIA IRIGARAY mamá de MAXI TASCA quien fue asesinado en el año 2001 en la llamada «MASACRE DE FLORESTA».

Reconstruirse desde el DOLOR

 

A-Señora Silvia Irigaray ¿Cómo le va? Buenas tardes, Alfredo es mi nombre para más radio 923.

S-Hola Alfredo, mucho gusto.

A-El gusto es mío y estamos hablando por primera vez para nuestro medio, así que es un honor para nosotros tenerte.

S-Muchas gracias, para mi es lindo poder armonizar siempre todo, todo lo que pregunten me gusta, es una especie de catarsis, de terapia, así que por eso me gusta tanto tener esta posibilidad.

A-Bueno, en principio vamos a hacer una presentación como corresponde, vos sos la mamá de Maxi Tasca, un hecho que no fue difundido de la manera que tendría que haber sido porque obviamente en ese momento exploto la Argentina, pero no por eso deja de ser tan importante como eso, la vivencia institucional siempre es para hablarla y para difundirla.

S-Sí, la verdad que el derecho institucional es algo que de tanto en tanto se repite, viene de la mano de las personas que en algunos casos no son responsables de su uniforme, de hacer bien las cosas ¿no?, y mi hijo Maxi y sus amigos fueron fusilados por un policía, por un mal policía, que en realidad  volcó todo su odio, no sé, porque la verdad que tiene justificativo el matar, el descargar justamente esa bronca, porque siempre digo que Maxi fue la victima de ese policía, pero después quedamos nosotros, los papás, la familia, los amigos.

Si me permitís te voy a contar Alfredo algo que me paso hoy, vinieron a arreglar porque el modem estaba en malas condiciones, ya era viejito y vinieron a cambiarlo, el muchacho 30 años, o sea que, maravilloso porque desde su juventud cuando el entra en mi domicilio y ve la foto de Maxi dice –Uy! Este es el pibe de la estación de servicio- le digo –sí- y me dice –Usted ¿Sabe que hay un grupo en Uruguay que se llama NO TE VA A GUSTAR y que hay una canción dedicada que se llama EL OFICIAL?- y la verdad Alfredo a mi me conmovió porque llevo 19 años tratando de masajear permanentemente la memoria de todo el mundo, de todos aquellos que no olviden de todos los hechos como este y como tantos otros, son cosas que no se deben olvidar justamente para no repetir. No sé si queres que cuente un poquitito de aquella noche.

A-Sí, quiero que me cuentes porque después voy a ligar un poco lo que paso con tu hijo con lo que paso últimamente ahora en estos días que ya es público, de conocimiento  como fue lo de Chano, pero también quiero charlar con vos un poquito de algunas épocas ¿Cómo es la bajada política hacia el uniforme? Que creo que también tiene que ver un poco con eso, así que contame primero.

S-Brevemente, los últimos días del 2001 Argentina como bien comentaste antes, estaba en ebullición, había saqueos, había gigantescas movilizaciones y todas las personas salieron a la calle por enojos, enojos porque se quedaban con su dinero, había un malestar muy grande, muy feo y en mi barrio de Floresta también llego ese malestar, pero mi hijo con amigos simplemente se sentaron a ver las noticias, en ese momento era el canal Crónica que estaba mostrando en vivo lo que era la plaza de Mayo, lo que eras las escalinatas del congreso, repartido se podía ver distintas provincias, o sea que, la situación se repetía en la Argentina, eso hizo que Maxi expresara su malestar sobre esa violencia institucional, pero claro Maxi lo hablaba con Cristian, con Adrián, con Quique, sus amigos que estaban sentados, este policía que llega al lugar como no le gusto esas palabras que no eran dirigidas al policía, si no que eran dirigidas a las imagines que veía en la TV, este policía saca el arma y le dispara en la nuca a Maxi a 40cm y después continua con el resto de los amigos, por eso se lo conoce como la masacre de Floresta, esa violencia estatal que no era nueva en la Argentina, es como en otros casos también se simulo un robo, planta un arma Juan de Dios Velaztiqui se llama el asesino, planta un arma, amenaza a los testigos porque había testigos en diferentes mesas, estaban ahí en el mini bar, todos se asustaron, se escondieron debajo de las mesas, pero todos pudieron contar, fueron valientes y pudieron decir palabra por palabra que es lo que expresaron los chicos. Esa fue la suerte que tuvimos nosotros, porque yo como mamá puedo decir mi hijo no era ladrón.

A-Silvia te interrumpo, así hubiera sido ladrón, el hecho de matarlo a sangre fría tampoco correspondía.

S-Totalmente, la verdad tenes razón, no correspondía, pero yo siempre desde el primer minuto pensé que si yo hubiera sido la mama de un ladrón, tal vez no hubiera salido como una leona herida que le matan a uno de sus cachorros, porque yo di a luz a 2 hijos y nadie tiene el derecho de arrancarme uno de ellos, entonces si hubiera sido ladrón o si hubiera Maxi atacado a alguien, yo por ahí hubiera reclamado o buscado la forma, pero yo estoy segura que no hubiera salido en esta defensa tan aguerrida que fuimos acompañados no solo por el barrio, si no venían personas que se tomaban un micro y que hacían unos cuantos kilómetros para acompañarnos en aquellas movilizaciones que eran de miles de personas,  yo recuerdo que nosotros hacíamos el primer sábado de cada mes, pero después al día siguiente era tapa de todos los diarios y cuando digo todos, eran todos, porque acá no habían partidos políticos, acá no había divisiones, hoy podemos ver un diario y ponen en tapa lo que les parece y otros no, o sea,  las cosas han cambiado, en aquel momento gracias a Dios porque eso nos calmaba un poco,  todos se hicieron cargo, los que nos conocían y los que no, eso era lo importante, acompañar, eso fue un poco lo que ocurrió en aquel momento y esto fue a pocos metros de mi casa y lo que yo sentí al llegar al lugar, el lugar era una cantidad de metros de sangre que se especulan alrededor de 11 metros, los chicos por supuesto que estaban destrozados por este asesino,  o como dicen los muchachos NO TE VA A GUSTAR, pero terrible, fue un momento terrible donde en realidad después hay que aprender con semejante dolor.

A-Aparte también no se te borra nunca más la imagen de ese momento que fue terrible, yo me acuerdo, yo en esa época también conocí el sistema de la policía, la violencia que había, hablemos que estamos hablando de pleno capital federal y esa misma postura de este asesino también la tuvieron en general la policía, porque fue represión, muertos, estado de sitio, fue tremendo, una época muy complicada.

S-Sí, yo siempre pensé desde el minuto 1 que parte de la responsabilidad de lo que había pasado tenía que ver con el presidente de ese momento, Fernando de la Rúa, porque el…

A-Bajo la línea.

S-Claro, es como que de manera muy sencilla dijo –repriman, estado de sitio- y después huyo, aquella  imagen, es una parte de nuestra historia muy  negra como tantas otras.

A-Sí, porque también al tiempo de esto de esto paso lo de la estación de Avellaneda, 6 meses después, podemos venir recientemente, también hay que tener en cuenta  lo que paso por ejemplo con Walter Bulacio, con el tema de la salida de los Redonditos de Ricota,  con mucho, ahora últimamente, lo reciente fue lo de Chano, una cosa absolutamente inentendible porque calculo (esta es mi opinión) si van 3-4 policías yo creo que podía haber tenido alguna manera de sujetarlo, terminar metiéndole un tiro a 60 cm como fue con tu hijo, la verdad que cuando me decís lo que de Fernando de la Rúa y también quiero decir el caso Chocobar, que en general la bajada de línea lo hacen desde el gobierno, esto es una realidad, cuando hay represión y pasan estas cosas, se denomina muy bien masacre porque lo que hizo este chacal como dice la gente NO TE VA A GUSTAR, la verdad que no tiene  nombre, quiero que me cuentes un poco porque después porque tuviste que reconstruir tu vida y empezaste a trabajar en base a esto, escribiste un libro HUELLAS, que lo recomiendo porque es terrible el libro, maravilloso y terrible a la vez, así que quiero que me cuentes un poquito como fue tu reconstrucción de esto, fuiste una de las fundadoras MADRES DEL DOLOR y quiero que me cuentes eso que vino después.

S-Sí, la verdad que yo no sabía  que adentro mío había una Silvia tan fuerte, mi vida era linda, era humilde, era con un trabajo, mi vida era linda desde la simpleza de tener un perro y un gato, 2 hijos, o sea, de repente es ¿Qué hacer con los pedazos de uno que se rompen? Yo decidí juntarlos y empecé a buscar la manera de fortalecerme, me convertí en una gran activista me gusta decir, militante de la donación de órganos, porque Maxi pudo con parte de sus órganos ayudar a varias personas y eso yo lo digo así, pero digamos que en principio es difícil escucharme, el que me escucha dice -¿Cómo puede hablar así?- pero yo hice caso a lo que Maxi quería, Maxi estaba registrado en INCUCAI y yo respete tal cual.

A-¿Cómo fue tu trato con INCUCAI en ese momento con respecto a la burocracia?

S-Excelente porque fue de inmediato y después de aquel momento por supuesto lo que me preguntaron porque llame por teléfono, creyeron que era una madre loca que no sabía lo que decía, me piden mi teléfono, me llaman inmediatamente y cuando se dan cuenta que era cierto, me dicen –pero ahí interviene un juez-, -no tengo ni idea pero ustedes me tienen que ayudar a mí a cumplir con lo que hijo porque aparte estaba registrado-, llegaron inmediatamente, me ayudaron a gestionar, me fueron contando, es fuerte lo que digo, pero me fueron contando minuto a minuto mientras estaban haciendo la ablación, ellos consideraban y nunca les había pasado en la historia del INCUCAI que una madre en una situación así estuviera llamando, yo siempre digo que a mí me pasan cosas bastante diferentes a otros, pero todo tiene que ver con la línea que va a Maxi, que él me da la fuerza, me da la letra, que me dice –decid esto, anda para acá- estoy convencida, mi primer fortaleza fue esa, después fue empezar a formar parte de la asociación civil de MADRES DEL DOLOR, que formamos esa asociación maravillosa, respetada no solo en el país, si no de  forma internacional siempre están ahí como cuando nos piden alguna nota, es el amor que podemos recoger es excelente, después me involucre porque dije –bueno, no puedo hablar y no hacer nada con la policía-, entonces formo parte de la capacitación, pero yo te digo Alfredo que me gusta ir a las escuelas, a los jóvenes, porque los viejos ya tienen sus mañas, entonces prefiero los que están estudiando, los que se están preparando, así que  estoy en esa capacitación que lo hago de forma gratuita, lo hago para que justamente pueda capturarles la atención y que escuchen lo que es el dolor de alguien que dispara, que mata.

Jornada en la Escuela De Policía JUAN VUCETICH a 1.200 cadetes.

A-¿Cómo lo toman ellos?

S-Yo te puedo asegurar que escucho desde el lugar que yo hablo que siempre tratan de armar mucha cantidad de agentes, me ha tocado hablar con 1.500, 1.700, son muy interesantes y se escucha el ruido de las narices que están moqueando, o sea, es tan fuerte para ellos escuchar a una mamá que no hablo con el odio que puede tener, al contrario, lo que hago es tratar de explicarles lo que nos pasa con una mala acción, que no solamente son los inocentes, si no que atrás de ellos hay muchas personas que quedamos de por vida sufriendo, entonces a mí me gusta siempre en otras actividades que realizo y que ya te contare, que abunde, que no dañe a la palabra, entonces utilizo la palabra con estos policías que están formándose para el día de mañana salir a la calle y que los crucemos, aprendí a escuchar a los presos.

Jornada en la Escuela De Policía JUAN VUCETICH a 1.200 cadetes.

A-Sí, esa es otra actividad que vas a los penales.

S-Sí, por eso esto de que abunde, que no dañe a la palabra, con respecto a los penales hace 9 años una jueza le pareció que podría ser interesante hacer conversatorios y hablar con esos jóvenes los años que tengan que cumplir  de prisión, después van a salir y van a seguir siendo jóvenes, entonces para mi ahí fue un paso, me costo la primera vez porque el ruido que tienen esos candados es espantoso, es darse cuenta la dimensión que tienen esas cárceles, yo voy a máxima seguridad, algunas, pero me gusto y después dije –esta es una buena tarea para hacer- pensar en el futuro de ellos y en el nuestro también, después empezaba a pedir que por supuesto se tiene que encargar el estado, pero que los presos tienen que estar de manera digna, no cargarse con más odio, también buscar una estrategia de ¿Cómo le llegas al que está preso? En algunos casos fue respuestas muy buenas porque después le van diciendo a esa jueza de que tienen ganas de escribirme una carta, yo tengo un montón de cartas de ellos y en esas cartas, cartas que en algunos casos  cuesta comprender la letra, porque algunos son analfabetos, algunos se les brinda la oportunidad de terminar la primaria, de hacer la secundaria, están los que toman esa posibilidad, es sumamente importante, yo le llamo que es rediseñar sus vidas.

Taller de costura en prisión. Cultura del trabajo. REPARAR PARA NO REPETIR. 

A-Sacarlos un poco también de una palabra que los persigue siempre que es el resentimiento.

S-Claro, porque ellos tienen que pensar que fuera del delito, de la violencia, también pueden tener otra vida, pueden ser buenas personas, tuvieron un error, hay que darles una segunda oportunidad, Alfredo esto yo así no lo pensaba hace 19 años, esto me llevo mis años, esto me llevo mucho tiempo, me parece sumamente importante reflexionar con ellos, con los hombres, mujeres que están ahí, ellos tienen que aceptar su responsabilidad porque en algunos casos no lo hacen, en algunos casos dicen –no, bueno, yo cuando era chico nunca recibí cariño de mis padres, yo fui abandonado-, entonces tienen que empezar a ser responsables, entonces mi parte de los conversatorios de esos talleres que damos es como que ellos vean en mi a aquel que le hicieron daño, yo nunca sé que es lo que hicieron porque  no tengo porque saberlo, pero si me doy cuenta de sus miradas, en sus preguntas, que es alguien que ellos no tenían registro, por ejemplo en varias oportunidades me han dicho –anoche no pude dormir porque tenía miedo que usted iba a venir acá y que nos iba a decir-, y yo obviamente que no levanto la voz, ni nada, yo simplemente hablo de lo que provoca el dolor un arma de fuego, voy al arma de fuego, en mi caso fue un policía, pero el que roba, el que asusta al otro para quitarle algo con un arma es lo mismo, entonces hacerse cargo o proyectar un futuro, entonces estar yo ahí es llevarlos a ellos a pensar en sus víctimas.

A-Es ponerse del otro lado.

S-Ponerse del otro lado, yo tengo serios problemas, no solo con el resto de mis compañeras de la asociación, si no con el resto de las víctimas, porque no están de acuerdo y me dicen –bueno, pero ¿Para qué ir ahí con ellos? Si afuera hay tanta gente que tiene dolor- yo digo –a mí el tiempo me alcanza, o trato, para todo- para poder acompañar al que sufre del dolor de la perdida, como me acompañaron a mí, entonces es como volver a alentarlos a que continúen y que levanten los pedazos del piso como lo hice y después vuelvo a hacer esto, lo que pasa que esto de restaurar, nosotros lo llamamos reparar para no repetir y me doy cuenta que es pensar en el futuro, o sea, estoy hablando de vida, por eso es sumamente interesante, es no quedarme solamente en lo desgarrador de la perdida.

A-Es muy interesante escucharte Silvia, eso de, pongamos la palabra empatizar y desde un lugar incomodo, lugar de víctima, eso habla bien de las personas, no te quedaste con el odio, con el rencor, con la búsqueda de venganza, sino que todo el dolor lo aprovechaste para sacarle un buen provecho, porque esa es la realidad, ponerse del otro lado, escuchar, entender y poder ayudar que eso es maravilloso.

Lo que quiero preguntarte ya para ir terminando y agradeciéndote un montón ¿Nunca te tentaron o nunca te intereso estar en algún lugar de la política? Porque si hay alguien que sabe de estas cosas sos vos y lo podrías hacer desde un lugar, de alguna banca, de algún lugar.

S-Sí muchas veces, pero no.

A-Hablamos de la política seria.

S-Está muy bueno el que se involucra, yo me involucro a mi manera, mi mamá que ya falleció, pero cuando me veía tanto en los medios de comunicación y tanto llevar la bandera de la memoria, de la justicia, de ese reclamo y cuando veía los canales que veía y que decía SILVIA IRIGARAY MAMÁ DE MAXI, mi mamá me decía con sus 80 –la verdad que mientras pongan mamá de Maxi, yo me voy a sentir bien, si algún día dicen Silvia Irigaray la diputada voy a sufrir- entonces yo en ese momento le dije –yo te prometo que  jamás me voy a involucrar- y ya de eso pasaron muchísimos años y sinceramente siento que  desde mi lugar hago todo lo que puedo y un poco más, siempre creo que tenemos que estar todos en distintos lugares y tenemos la capacidad para estar en distintos lugares, yo creo que  me parece muy interesante que todos los que se involucren, se sientan en una banca es porque han estudiado y se han preparado mucho, a mi me gusta decir SOY LA MAMÁ DE MAXI, Maxi es el que me puso en este lugar de mamá luchadora, pero no lo decidí yo, entonces sinceramente así como estoy, estoy bien y tengo una fortaleza que se va fortaleciendo con esta charla de hoy por ejemplo, el próximo 29 de diciembre del 2021 se van a cumplir 20 años y ya secretaria de derechos humanos de la nación, ya puso en la agenda de venir a mi barrio y poner el cartel de que este fue un hecho de violencia institucional, la comuna de mi barrio que es justamente la otra cara que es Larreta y sin embargo hoy a la mañana ya me dieron terminada, hay una virgen del Lujan que hacía falta pintura, se hicieron cargo de los arreglos, entonces esto de llevarme bien y que alivie mi dolor yo me siento una mamá más que hecha.

A-O sea estás cerrando una grieta, eso en estos tiempos es muy importante Silvia, quiero que me digas las redes tuyas y como pueden conseguir el libro HUELLAS, para mí es muy importante difundir ese libro.

S-Una aclaración importantísima, el libro no se vende, es de difusión gratuita.

A-Me olvide de decirlo, para que me digas como la gente puede acceder.

S-Yo los tengo acá en mi casa y los voy entregando, por ejemplo hay un grupo que se fue a distintas cárceles y pasaron por mi casa y se llevaron 20 libros y van teniendo en su poder, lo puedo mandar por correo, podemos buscar la vuelta, se hicieron 3.000 libros, este libro que se llama HUELLAS, ayúdame al que lo necesite y vamos viendo, pero es sumamente importante, en mi Facebook me encuentran como Silvia Noemí Irigaray, en Instagram @SilIrigaray2405.

https://www.facebook.com/silvia.irigaray

https://instagram.com/silirigaray2405?utm_medium=copy_link

http://www.madresdeldolor.org.ar/contact

A-Nosotros queremos difundir todo lo que haces porque nos parece absolutamente importante y son cosas que tienen que estar en la memoria de la gente, no en la fecha exacta, si no todos los días en la agenda de la gente y en la política obviamente.

S-Es fantástico, porque eso hace que hoy este muchacho con 30 años en aquel momento tenía 10 años, como tuvo la curiosidad de leer, me empieza a hablar de NO TE VA A GUSTAR, yo la verdad tenía ganas de abrazarlo, pero es lo que busco, que vayan recordando, no tiene que perder de vista todas estas cosas tristes que pasaban en nuestro país, así que Alfredo ayúdame y con mucho gusto buscaremos la vuelta de poder acercar libros.

A-Quédate tranquila que nosotros de hecho dijimos de hacer esta nota para este medio porque este es un diario digital y todo lo que  sube ahí se difunde muchísimo y queda pegado, no es como una nota de radio, queda todo registrado y lo pueden ver por mucho tiempo, por ese tema te queremos agradecer muchísimo Silvia y admiramos tu fortaleza.

S-Muchas gracias, un cariño enorme.

A-Y un saludo especial al Dr. Damián Odetti, un gran amigo nuestro y una gran persona.

S-Lo adoro, a mi me encanta su vehemencia, lo quiero mucho, pero es un verborrágico terrible, cuando el me escucha a mi lagrimea y me dice –no se de donde sacas la fuerza-, cada uno le va encontrando la vuelta a la vida, porque es eso ¿Cómo puedo fortalecerme? Yo me hice esa pregunta y encontré el camino, la verdad me gusta lo que hago que es lo más importante, estar conforme con esto, entonces ¿Para qué me voy a sentar en un banca? Si así como estoy, estoy bien, tengo una foto, estoy sentada en el cuarto de Maxi donde tengo mi mini escritorio, en este momento te sonríe a vos y a los que puedan escucharme.

A-Muchas gracias Silvia, te deseamos lo mejor y vamos a difundir todo porque  nos interesa mucho el tema.

S-Muchas gracias.

ALFREDO B Produce@marcharproduccionartistica Para@masradio923

Déjanos tu comentario